Plaza de la Constitución 7 · 41805 Benacazón (Sevilla) · Teléfono Casa Hermandad 955705931
Home » » Carta del Presidente

Carta del Presidente

Queridos hermanos, vecinos y amigos:

En nombre de la Junta de Gobierno y de los Hermanos Mayores os quiero dar la bienvenida a la página web de esta vuestra Hermandad del Rocío.

Sin lugar a dudas, hoy día la principal información y la más actual se recibe a través de los medios telemáticos. Ellos son el cauce más rápido y accesible de comunicación, sin olvidarnos de otros medios que seguimos utilizando porque no todo el mundo está informatizado.

Por medio de éstos mostramos nuestra historia, orígenes, particularidades, noticias más recientes, actualidad, vida de hermandad, patrimonio, enlaces,... que hacen que toda persona interesada tenga una información de primera mano y al día. Cada ser humano vive y siente la hermandad a su manera, cada uno tiene sus propios inicios, sus orígenes, su propia herencia,... pero resulta importante sentirla, quererla, hacerla suya, llevarla en el corazón, no de palabras, sino de hechos, que son los que marcan el verdadero camino de un rociero comprometido.

Esta Hermandad a lo largo de sus casi cien años tiene sus propias reseñas, que no son otras que las que nos han inculcado nuestros antepasados, nuestra propia idiosincracia y nuestra forma de entender el Rocio que nos hace ser diferentes, y la muestra está ahí; en vuestro Patrimonio, trabajado con el esfuerzo de tantos y tantos rocieros, vecinos y amigos de esta Hermandad, porque no es solo lo material, es identidad. Ahí radica nuestras señas más preciadas y eso nos ha hecho fuertes, por nuestro compromiso, por lo que más nos duele; nuestra / vuestra Hermandad del Rocío.

Espero que estos cien años que cumpliremos dentro de poco, en 2016, llene de satisfacción a todo aquel que siente y vive con nosotros el orgullo de ser benacazonero y rociero, y que nos acordemos que todo esto es fruto de nuestras propias vivencias, que no son otras nada más y nada menos que nuestras raíces, aquellas que nos han marcado nuestro camino.

Sin otro particular, se despide atentamente.
Manuel Jesús Pérez Luna